Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

viernes, 31 de agosto de 2012

El próximo genio de la ciencia


A lo largo de la historia ha habido un puñado de personas que han aportado una perspectiva novedosa y fecunda a las ciencias. Copérnico y Galileo con su heliocentrismo; Newton con su física; Darwin con su teoría de la evolución; Einstein y su teoría de la relatividad, etc. Después, otros hombres han desarrollado estas disciplinas, a veces de forma polémica con respecto a sus alumbradores, pero siempre teniendo que contar con lo que estos dijeron.

Yo creo que el siguiente gran salto ha de ser la explicación de los mecanismos de la evolución. Está muy en boga la teoría del mutacionismo, según la cual, la alteración casual de un gen incorpora una novedad en el individuo afectado que en caso de hacerlo más apto para la supervivencia acaba prevaleciendo en su especie. El ejemplo típico es el del conejo albino surgido de una raza de conejos grises; si resulta que viven en un hábitat de nieve, se camuflará mejor y sobrevivirá en mejores condiciones, de modo que al cabo de varias generaciones su descendencia será la que prevalecerá y habrá una nueva especie de conejos blancos, desapareciendo la de conejos grises.

El mutacionismo me parece una teoría demasiado pobre, que sale al paso con ejemplos básicos como el del conejo blanco, pero no resuelve casos como la aparición de órganos complejos tales como los ojos, los pulmones o los riñones.

Einstein afirmaba que Dios no juega a los dados; y, si no lo hace en la física, no sé por qué habría de hacerlo en la biología. Que un insecto tenga una apariencia anatómica igual al palo en el que vive, o una mariposa se mimetice con el árbol sobre el que se posa, no parece que tenga que ver con variaciones casuales. Todo apunta a una adaptación programada, no azarosa. El próximo genio de la ciencia será quien explique cómo funciona esa programación. Permanecemos a la espera.

 

12 comentarios:

  1. No me gustaría irme sin conocerlo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que tardará bastante en llegar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jo, pues yo conozco a ese genio, mi padre.
    No es un chiste, no.
    Es analfabeto y no cree en la Iglesia.
    Pero solo tienes que escuchar los razonamientos que te plantea y las explicaciones que da a todo esto. Y cuando le preguntas de donde saca eso te dice convencido que de Dios, y tiene tan claro la perfección y la sincronización de las cosas existenciales. Que yo que le conozco y se de sus limitaciones para ciertos temas al escucharle tengo que admitir que realmente solo Dios puede hacer a una persona de tan pocos recursos comprender esas cosas.
    Hay tantos genios sin carreras y sin estudios en el anonimato que si tuviesen la oportunidad de dar una conferencia, quizá se retemblaría el mundo.
    Un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  4. Ay, el Logos, sigue estando ahí, por muchas vueltas que le demos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tracy, por ahí debe andar. Ahora sólo falta dar con él. El primero que lo vea, que avise.

    Amalia, esperaremos sin prisa.

    Mento, lo de tu padre con la fe me recuerda a una película de Paco Martínez Soria titulada "Se armó el Belén". Martínez Soria hace de cura en un barrio obrero en el que casi todos son comunistas. Organiza una representación navideña que va a salir en la tele y un señor mayor va a hacer de Sumo Sacerdote, pero no sabe muy bien de qué va disfrazado, y le pregunta al cura (Martínez Soria) cuál es su papel. El cura le aclara que es el Sumo Sacerdote, máxima autoridad religiosa de los judíos, a lo que el hombre responde algo así: "¡sí, hombre, no creo en la religión católica, que es la única verdadera, y voy a hacer de sacerdote judío!"
    Un abrazo para ti.

    Mora Fandos, el Logos rigiéndolo todo sin confundirse con nada. Alucinante. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  6. En la naturaleza no existen variaciones casuales. Cada mutación tiene una ley: la ley de Dios, que hace bien todas las cosas, siempre, aunque nos no lo entendemos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Martina, lo bueno sería saber enunciar lo más precisamente posible esa ley que el Legislador dictó. Tú eres médico... el premio Nobel puede estar llamando a tu puerta.
    Un abbraccio

    ResponderEliminar
  8. Para comprender mejor el tema recomiendo el visionado de las películas "acción mutante" y "amanece que no es poco" (esta última con énfasis y digna de un post en este blog).

    Rezo porque no tengan preparada la hoguera...

    Abrazos cósmicos....

    ResponderEliminar
  9. Malthus, igual convendría completar la lista cinematográfica con "Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera".
    De momento voy atizando las brasas.
    Abrazos telúricos...

    ResponderEliminar
  10. Rafael, se mi daranno il Nobel, sarai il primo a saperlo e spero vorrai accompagnarmi! Un abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martina, ya he comenzado a repasar mi sueco...

      Eliminar
    2. Sì, ma studia anche l'italiano!

      Eliminar