Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

martes, 21 de febrero de 2017

El Clamor de Azorín



A José Martínez Ruiz lo conocemos como Azorín. La cuestión es, ¿lo leemos?

Este año se cumple el cincuentenario de su muerte, y mi amigo Manuel Real me invita a que escriba unas líneas a propósito del insigne escritor. Lo haré, pero para ello lo uniré al nombre de otro autor único cuyo octogésimo aniversario se cumplió el pasado año, me refiero al genio teatral Pedro Muñoz Seca.

Azorín había tenido una juventud exaltada, entregado a la publicación de artículos anarquistas y federalistas en los que atacaba instituciones como la familia o la propiedad. Su ardor llegó a tales extremos que fue expulsado del periódico republicano y anticlerical El País.

En su evolución política recabaría en las filas del Partido Federalista de Pi y Margall, para terminar en el Partido Conservador bajo la tutela de Antonio Maura y Juan de la Cierva, a quienes en el pasado había atacado y ahora elogiaba efusivamente.

Con la República retomó algunas ideas de su juventud pero lejos del sectarismo pasado. Al estallar la guerra civil se exilió a París para regresar definitivamente a España en 1941.

Yo me querría detener en momento anterior, en concreto en el año 1928 cuando se estrenó una obra teatral escrita junto a Pedro Muñoz Seca, autor de la inigualable La venganza de don Mendo. La obra conjunta llevaba por título El Clamor, cabecera de un imaginario periódico político que, falto de escrúpulos, pretendía incrementar su tirada a toda costa, recurriendo incluso a un simulado secuestro.

La obra produjo un notable revuelo en el gremio periodístico, hasta el punto de que la Asociación de la Prensa expulsó de su seno a Azorín sin darle la oportunidad de defenderse. Azorín publicaría un artículo lamentando la reacción inquisitorial y desproporcionada de sus atacantes. Quién iba a imaginar entonces las tragaderas que tendría que tener poco después el gremio de periodistas a causa de la Ley de Defensa de la República y posteriormente mediante la Ley de Orden Público de 1933. No digamos ya con el estallido de la guerra civil. Pero esa es otra historia.

Pedro Muñoz Seca moriría víctima de las sacas de las cárceles madrileñas en 1936 en Paracuellos de Jarama. El año pasado se inició su causa de canonización. Azorín fallecería en 1967. En los últimos tiempos se había entusiasmado por ese género que tanto debe al teatro y que no es otro que el cine. Y puestos a imaginar, por qué no soñar en que un día podremos ver en la gran pantalla la obra que aquellas dos plumas egregias de mirada perspicaz compusieron hace casi la friolera de 90 años: “Estreno: El Clamor. En los mejores cines”



martes, 14 de febrero de 2017

Depravadores

A veces tengo la impresión de que unos depravados han decidido dar carta de naturaleza a sus perversiones, y eso explica el rumbo de ciertas cosas. Lejos de luchar por superarlas pareciera que quieren arrastrar a la sociedad entera hasta el fango en que se sienten inmersos.

Todos portamos nuestras miserias, nuestra mayor o menor dosis de maldad. Pero cuando nos importan los demás luchamos por vencerla o, cuando menos, por evitar que les salpiquen a ellos.

Lo que convierte en depravados a esos otros es precisamente su afán ciego en contagiar sus demonios. De convertir en moneda de curso legal la maldad disfrazada. En que su condena sea nuestra condena. Son embajadores de la muerte y el dolor que enarbolan falsas banderas de vida y felicidad. Son la mentira. Son los nuevos amos.

lunes, 30 de enero de 2017

Bajo la máscara



"... es necesario desenmascarar a los que desenmascaran (...). Sigmund Freud nos ha mostrado la importancia del desenmascaramiento. Pero considero que en algún momento hay que detenerse, en el momento justamente en que el «psicólogo desenmascarador» se enfrenta a algo que ya no puede desenmascarar, por la simple razón de que es verdadero. El psicólogo que tampoco puede parar de desenmascarar en estos momentos, desenmascara tan sólo su propia e inconsciente tendencia a desvalorizar lo verdadero y lo humano del ser humano".

Viktor Frankl. Lo que no está escrito en mis libros

lunes, 23 de enero de 2017

Reseña de libros de Julián Marías (Parte 2)




Aquí llega la segunda parte de la reseña de libros de Julián Marías.

Los títulos que se sugieren en esta ocasión son:

- La educación sentimental

- Mapa del mundo personal

- Persona

Además de mencionar otras obras igualmente interesantes.

Y ya puestos a recomendar una biografía, ¿Por qué no Julián Marías. Retrato de un filósofo enamorado?

¡Bienvenidos a bordo una vez más, polizones!

viernes, 20 de enero de 2017

Reseña de libros de Julián Marías (Parte 1)




Estimados amigos:

Me complace ofreceros una reseña hablando de alguno de los libros escritos por don Julián Marías.

En este caso nos referimos a:

- Cervantes, clave española

- España inteligible. Razón histórica de las Españas.

Lo mejor: que os animéis a leerlos.

Saludos marineros.

viernes, 13 de enero de 2017

A las órdenes del resentimiento



Decía Ortega y Gasset que “siempre que vean ustedes algo monstruoso, platos de ternera sin ternera, cuchillos sin hoja ni mango, busquen alrededor y encontrarán seguramente un intelectual resentido”.

La cosa no tendría mayor alcance si el resentido en cuestión no hallara eco para su frustración. Si su acción quedase en un patético gesto reconocido por el común de los mortales como lo que es, un absurdo.

Desgraciadamente hay épocas en que la mentira cotiza al alza y la verdad se devalúa a tal extremo que es la única opción censurable. La nuestra parece ser una de ellas. La fuerza de la propaganda y el miedo a ser señalado por salirse del discurso dominante se encargan de asegurar el éxito del embustero.

Hoy es considerada una actitud “ultra” defender que hay una nueva vida en el momento de la concepción, cuando dicha afirmación no tiene una génesis religiosa o moral, sino estrictamente biológica. Claro que el “problema” de dicha constatación es que se deberían derivar consecuencias éticas, lo cual nos obligaría a cambiar algunas pautas importantes de nuestro comportamiento, cosa a la que no estamos dispuestos.

También en siglos pasados se consideró infrahumanos a los esclavos de forma que pudiera soportarse el orden social en su trabajo. Hoy nos escandalizamos desde nuestra “superioridad moral”.

Se puede hacer una costosa campaña para implantar la idea de que “hay niñas con pene y niños con vulva” sin que cause rubor. Claro que el coste mayor de la campaña no es el económico, sino el personal. Precisamente el daño que se hace a los verdaderos niños y niñas a los que se corrompe con tamaño despropósito. Mientras, la mayor parte de la sociedad calla cuando no aplaude. La evidencia es una incómoda presencia a la que es mejor no mirar.

Va siendo hora de recordar algunas cosas, como que los gallos no ponen huevos, las ranas no tienen pelo ni las niñas colita, y, sobre todo, el mundo está mucho mejor hecho de lo que algunos parecen creer.

jueves, 5 de enero de 2017

Regalo de Reyes: la reseña de "El diablo es conservador" de Alejandro Llano



Amigos, os quiero hacer un regalo de Reyes especial. Por eso he hecho la reseña de un libro particularmente atractivo, me refiero a "El diablo es conservador", del filósofo Alejandro Llano. En él aborda algunas de las principales claves de nuestro tiempo.

¡Felices Reyes Magos!