Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

domingo, 13 de enero de 2019

Tú que no haces, ¡calla la boca!



¡Cómo he disfrutado con el cantar del Mío Cid! Qué fuerza, qué belleza, que gracia en el mostrar.
Hay versos que desbordan inteligencia, como cuando uno de los leales al Cid, Pedro Bermúdez (Pero Vermuez), en presencia del rey reprocha a don Fernando (Ferrando) su cobardía en la batalla y su posterior jactancia falsaria. Sin miramientos, entre otras lindezas le espeta:
"E eres fermoso, mas mal varragan:
Lengua sin manos, cuemo osas fablar?"
Me parece magistral: "Lengua sin manos, ¿cómo osas hablar?"
¡Cuántos dan lecciones sin haber tomado una! ¡Cuántos están de vuelta sin nunca haber ido! ¡Cuántas medallas robadas! ¡Cuántas bocas deberían callar!
¡Don Pero, yo te saludo!

domingo, 6 de enero de 2019

¡Del barco de Teseo no nos moverán!



- En el último vídeo hablamos de un tema controvertido: ¿el barco de Teseo?

- ¿Controvertido? Pero si no sabía ni que existiera.

- Es que quizá no existe. Ahí está la controversia.

domingo, 30 de diciembre de 2018

Los incontentables de Cataluña



Decía Julián Marías, un señor tirando a bajito que escribía "terceras" en el ABC, que entre las máximas que deberíamos aplicarnos a nuestra vida está la de no intentar contentar a quien no se va a contentar.
¡Cuántos males se habrían evitado aplicando tan sencillo principio!
Pero aquel hombrecillo murió un mes de diciembre de hace trece años, y así se apagó aquella voz que repetía tantas veces lo mismo porque parecía que clamaba en el desierto, y él deseaba remover tierra fértil para que germinaran hermosas praderas.

Hoy vemos cómo se intenta contentar a los incontentables, y a aquellos que dieron un golpe de estado para romper España aprovechando los resortes institucionales les otorgan todavía mayores poderes y esperanzas en la impunidad. Pan para hoy, dolor para mañana.
Creo que son oportunas unas palabras infinitamente más sabias que las que yo pueda manifestar. Son las que dan término al libro "Consideración de Cataluña". Fueron escritas por el filósofo en 1966 pero gozan de una actualidad pavorosa. Dicen así:
"Cuando en sus conversaciones con otros españoles, encuentren en estos una ilimitada «comprensión», cuando todo lo que dicen les parezca bien y no encuentren objeciones que hacer, cuando todas las reivindicaciones les parezcan pocas, cuando escuchen sin pestañear y complacidos formulaciones extremadas que pongan en tela de juicio la unidad española o admitan la posibilidad de que Cataluña dejara de ser un miembro vivo de España, desconfíen. Porque a esos españoles no les importa Cataluña, y sólo quieren tener, para algún propósito menor e inmediato, la aquiescencia de algunos grupos catalanes a los que se proponen utilizar de alguna manera. El español a quien le importa Cataluña quiere su perfección, quiere su plenitud, quiere que sea fiel a su destino, y que lo tenga henchido y lleno de futuro. Y, además, está dispuesto a todo menos a una cosa: a renunciar a ella, a despedirse con indiferencia de lo que siente como su propia carne, fundida en un milenio de altas empresas y crueles fracasos, de amistad y desvío, de ternura e injusticia, de admiración y rivalidad, de amor y dolor".

martes, 25 de diciembre de 2018

Rémi Brague y Ortega y Gasset



Estoy enfrascado en "El reino del hombre" de Rémi Brague y hay unas cuantas cosas que me llaman la atención. Una de ella es la distinción que hace de la idea de "proyecto" del pensamiento antiguo-medieval respecto al del hombre moderno-contemporáneo. Para el primero el hombre tiene una "tarea", se encuentra ante un "quehacer" que le viene dado, a veces en forma de fatalidad. Sin embargo el moderno habla de "proyectos" que él mismo establece; es artífice de sus propias metas.
Visto así, el pensamiento de Ortega entroncaría con el clásico-medieval. Efectivamente, para el pensador madrileño la vida humana es un proyecto que se tiene que realizar en vista de unas circunstancias, pero no de cualquier proyecto, sino de una vocación que le viene dada y a la que puede ser fiel o no. El nivel de autenticidad de su existencia dependerá del grado de lealtad que guarde con respecto a dicha vocación.
Y pensando, pensando, me doy cuenta de una de las razones por las que Julián Marías animaba a realizar una teología desde la razón vital. La existencia de un mundo de los fines, de una teleología, apunta a su supuesto, a un Logos que lo articule. Mientras que si esos fines son puro artificio, sueños que se saben tales, no dejan de ser brújulas sin polo magnético que los guíe.

sábado, 22 de diciembre de 2018

La teoría de la doble verdad (Averroísmo latino)




Nuevo vídeo. En este caso de una disputa medieval que llega hasta nuestros días: ¿pueden dos ciencias llegar a conclusiones opuestas siendo ambas ciertas?


Menudo cacao.

¡Bienvenidos a bordo, polizones!

domingo, 16 de diciembre de 2018

Te invito a formar parte del vídeo especial 10.000 suscriptores




Aquí está mi invitación y propuesta. Si te animas, sé bienvenido/a.