Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

sábado, 30 de mayo de 2020

La larga espera de Carmen Martín Gaite



Hace más de dos décadas leí Nubosidad variable. Recuerdo que me encantó, pues es el ingrediente principal de esa obra, el encanto. Me permitió asomarme a lo más interesante de este mundo, el alma de dos mujeres.

Me prometí que leería más libros de Carmen Martín Gaite, pero aquel propósito quedó arrinconado junto a otros muchos en el sótano de los deseos incumplidos.

Ayer, dando un paseo con mi hermana, hicimos parada en la Librería General; tan llena de libros y tan vacía de gente. Y nada más entrar, en el primer estante, me topé improvisadamente con su mirada melancólica e inteligente posada en una máquina de escribir, esperándome paciente. Las manos al aire, como si estuviera a punto de dirigir una orquesta, la que conforman sus personajes. Todos los cuentos, rezaba el título de una edición bien cuidada.

No resistí mi infidelidad por más tiempo y lo adquirí con entusiasmo. Así que anoche, nada más llegar a casa en un sábado recién estrenado, principié su lectura.



Los cuentos están recogidos en orden cronológico de mayor a menor antigüedad. El primero de ellos data de 1948, cuando su autora debía tener veintidós o veintitrés años, y en su exaltación del momento presente agitó la nostalgia en mi interior, pues como lector bien sé que ella ya no está.

Ni mañana ni ayer. Ahora es todo nuestro. Podemos soñar que siempre será nuestro. ¿No sentís clavado el instante como una aguja florecida?, ¿no os duele en el corazón su plenitud?

Estos días seguirás siendo mi presente, Carmen Martín Gaite, pues también la añoranza es hoy, aunque fije su mirada en un ayer o en un mañana.

martes, 26 de mayo de 2020

La tía Julia y el "disfrutador"



Estoy leyendo estos días La tía Julia y el escribidor, novela de Mario Vargas Llosa con un no disimulado contenido autobiográfico.

Cuando se le pregunta por esta obra, Vargas Llosa acostumbra a poner el acento en Pedro Camacho, autor de radioteatros que fue quien le inspiró su escritura, sin embargo el ingrediente adictivo (y algo chismoso) del relato lo conforman sus amores con su tía política Julia Urquidi.

He de confesar que ha habido algún episodio que me ha provocado una franca carcajada, pues el escritor peruano presenta al lector episodios que expían su irreverencia con la comicidad más desternillante.

Comparto uno de los que más me han divertido:


"Doroteo Martín era un actor español que recorría América haciendo llorar lágrimas de inflamada emoción a las multitudes con La Malquerida y Todo un hombre o calamidades más truculentas todavía. Hasta en Lima, donde el teatro era una curiosidad extinta desde el siglo pasado, la Compañía de Doroteo Martí había repletado el Municipal con una representación que, según la leyenda, era el non plus utra de su repertorio: La vida, pasión y muerte de Nuestro Señor. El artista tenía un acerado sentido práctico y las malas lenguas decían que, alguna vez, el Cristo interrumpía su sollozante noche de dolor en el Bosque de los Olivos para anunciar, con voz amable, al distinguido público asistente que el día de mañana la compañía ofrecería una función de gancho en la que cada caballero podría llevar a su pareja gratis (y continuaba el Calvario). Fue precisamente una representación de La vida, pasión y muerte lo que había visto la tía Julia en el Teatro Saavedra. Era el instante supremo, Jesucristo agonizaba en lo alto del Gólgota, cuando el público advirtió que el madero en el que permanecía amarrado, entre nubes de incienso, Jesucristo-Martí, comenzaba a cimbrearse. ¿Era un accidente o un efecto previsto? Prudentes, cambiando sigilosas miradas, la Virgen, los apóstoles, los legionarios, el pueblo en general, comenzaban a retroceder, a apartarse de la cruz oscilante, en la que, todavía con la cabeza reclinada sobre el pecho, Doroteo-Jesús había empezado a murmurar, bajito, pero audible en las primeras filas de la platea: «Me caigo, me caigo». Paralizados sin duda por el horror al sacrilegio, nadie, entre los invisibles ocupantes de las bambalinas, acudía a sujetar la cruz, que ahora bailaba desafiando numerosas leyes físicas en medio de un rumor de alarma que había reemplazado a los rezos. Segundos después, los espectadores paceños pudieron ver a Martí de Galilea viniéndose de bruces sobre el escenario de sus glorias, bajo el peso del sagrado madero, y escuchar el estruendo que estremeció el teatro".

domingo, 24 de mayo de 2020

En la cabeza de Platón




En esta ocasión acomodamos nuestra mirada a la de Platón.

¿Por qué filosofa?

¿Por qué escribe diálogos?

¿Por qué elabora mitos?

Tal vez en este vídeo encuentres algunas pistas.


jueves, 14 de mayo de 2020

Explicando qué es el Ser, el Ente, la Ontología, lo óntico y lo ontológico... Ahí es nada.




En este vídeo me pongo a la faena de aclarar algo que la filosofía se ha pasado la vida tratando de aclarar. ¿Lo conseguiré? Probablemente no, pero que nadie diga que por lo menos no lo he intentado.

¡Bienvenidos a un nuevo vídeo?

martes, 12 de mayo de 2020

¿Amar a los musulmanes?

En un mundo invadido por categorías simples y excluyentes: derecha-izquierda, nacionales-extranjeros, la gente-las élites, los míos-los otros..., no es fácil encontrar voces singulares, auténticas, que afronten la vida con una mirada distinta y reflexiva.

Una rara avis de ese exiguo grupo es Gerardo López Laguna, a quien conocí hace ya muchos años y entrevisté no hace tanto para el canal de Polizón y Náufrago. (Entrevista parte 1) (Entrevista parte 2)

Gerardo acaba de publicar un nuevo libro de temática plenamente actual, se trata de un acercamiento al islam desde el cristianismo; y para ello hace suya una máxima revolucionaria que tomada en serio pondría el mundo patas arriba: "Amaos unos a otros como yo os he amado".




Me temo que el acatamiento de este mandato es lo que convierte a Gerardo en alguien incómodo. El lector de este libro de más de seiscientas páginas comprobará hasta qué punto es así, pues le situará en las antípodas de la indiferencia. Jamás se descubrió un mundo nuevo sin asumir riesgos.

A veces me pregunto de dónde saca tiempo para hacer tantísimas cosas: ayudar, formarse, atender a su familia y a tantos otros, leer, reflexionar... ¡y escribir libros de semejante envergadura!

Desde aquí le deseo todo el éxito del mundo.




Para quien esté interesado dejo aquí un enlace:

Bismillah, amad a los musulmanes.

jueves, 7 de mayo de 2020

El fast and furious de la filosofía





Qué es la epistemología en 1 minuto.

Se puede decir más claro, más alto, más preciso, más más más, pero no más rápido.

lunes, 4 de mayo de 2020

Ideología y Filosofía




Lo que no es distinción es confusión, que decía el sabio. Vamos a ver qué diferencias hay entre filosofía e ideología; en ello nos va, entre otras cosas, nuestra libertad.

¿Lo conseguiremos?

Por lo menos intentémoslo.