Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

jueves, 14 de noviembre de 2019

Nuevo vídeo. Nueva reseña. Javier Gomá al canto.




Nuevo vídeo de Polizón y Náufrago. En esta ocasión una reseña del libro de Javier Gomá "Aquiles en el gineceo".

Hablamos de lo humano y lo divino.

¡Bienvenidos a bordo, polizones!

domingo, 10 de noviembre de 2019

Tres días en Toledo con amigos

He estado tres día en Toledo viendo a buenos amigos. Entre otros, he disfrutado de la compañía de Fernando Puyó, dueño y señor del canal Leyendo Historia de la Filosofía, y de su encantadora esposa Kanako.

Además de con su compañía, me han obsequiado con un ejemplar del libro que acaba de publicar Kanako titulado Estoy en España, en el cual recoge en formato manga el rico anecdotario de la autora a partir de los contrastes culturales que hay entre su país y el nuestro.



Lo bueno del caso es que el 7 de diciembre (sábado) vienen a presentarlo a Zaragoza, a las 12:00 en la Librería Central, de modo que podremos vernos de nuevo. Desde luego animo a todo el mundo a que venga. Y a los interesados en la lengua y cultura japonesa desde luego, pues el libro está en edición bilingüe.



También me he reencontrado con Gerardo López Laguna, a quien hace tiempo quería entrevistar para el canal. Tiene una vida apasionante y apasionada que, me parece, merece ser conocida. El caso es que la sonoridad de la sala en la que grabé es malísima, de modo que si quiero colgarla en el canal tendré que subtitularla íntegramente. Gajes del oficio (¡y tiempo!). Hay quien piensa de él que es poco menos que un loco. A mí me parece un gigante. Cuestión de perspectiva, que diría Ortega.



La pondré en el canal para Navidad. Puede que remueva alguna conciencia, nunca se sabe.

La mía se ha removido desayunando con personas a las que un día (o muchos) se les torció la vida y han acabado en la calle. Cada uno con su historia, sus sueños, sus afanes, y todos con sus ganas de compartir alegría. A veces encuentra uno un regalo donde menos lo espera.

domingo, 3 de noviembre de 2019

El huérfano ufano



Dios ha muerto. ¡Viva el súperhombre! Clama Nietzsche. Y nos dibuja el perfil de un psicópata como sucesor de la humanidad decadente. Un ser sin instancias superiores, inmisericorde, hambriento de poder.

No, si Dios ha muerto no ha nacido un súperhombre, sino un huérfano. Dios ha muerto. Entonces hemos quedado desamparados; arrojados a la intemperie. Es la hora del pillaje, la enajenación o la desesperación. Quizá de todo ello.

¿Eras el último hombre o, más bien, el heraldo de la locura?


lunes, 21 de octubre de 2019

Hospital. Heridos. Presidente. Personal. ¡Vergüenza!



Estos días las noticias nos ofrecen imágenes dolorosas de hechos que están acaeciendo en Cataluña. Hay problemas con difícil solución, especialmente cuando quienes deberían asumir mayor responsabilidad se dedican, desde hace tiempo, al cálculo político.

Abordar la cuestión de fondo desborda mis capacidades intelectuales y taquigráficas. Así que voy a atender a un "indicente" que me parece sintomático y preocupante. Me refiero a los insultos y abucheos perpetrados contra el presidente del gobierno en funciones por algunos miembros del personal de un hospital, donde, por cierto, se atiende a policías heridos.

Ya hablé hace unos años de la apropiación que determinados grupos, en particular sindicatos, hacen de las instalaciones públicas: Para leer pulsar aquí.

Lo que es de todos, del conjunto de los ciudadanos, es tomado en posesión por unos pocos, me da igual su número, y a menudo, paradojas de la vida, en nombre de "lo público".

Curiosamente en cualquier empresa privada: una tienda, una gimnasio, una cafetería, un hospital, se tiene más conciencia de lo que significa el público y del respeto que merece.

El público son quienes forman lo público, populuscus, lo que pertenece al pueblo. ¿Cuánto duraría un empleado de banca, un dependiente, un enfermero, un hostelero que se dedicara a insultar y gritar al cliente que no comulga con sus ideas, por muy relevante que fuera el cargo de este último? Con toda probabilidad, y con razón, le abrirían un expediente e, incluso, lo podrían poner de patitas en la calle.

¿Por qué algunos trabajadores de un centro bajo el patrocinio de la Generalidad,  del Ayuntamiento de Barcelona... ¡y del Cabildo de la Catedral! en el ejercicio de su profesión (no están en la calle, o en el parque, o en sus casas) pueden con impunidad insultar a quien no les cae en gracia? Y tratándose de un centro médico, donde uno debería dejar sus prejuicios colgados a la entrada para atender a todos sin distinción, me parece mucho más grave.

Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, poco honor hacen al nombre del centro y a la dignidad de su profesión quienes de tal modo actúan,al igual que quienes no sancionan dicho modo de obrar. Vergüenza.




sábado, 19 de octubre de 2019

¿Qué significa Sol?



Llevo unos días rumiando pensamientos. Me nacieron a partir de unos ¿versos? de Pessoa:


"¿El misterio de las cosas? ¡Qué sé yo del misterio de las cosas
El único misterio es que haya quien piense en el misterio.
Quien está al sol y cierra los ojos,
comienza a no saber qué es el sol,
y a pensar en muchas cosas que dan calor,
pero al abrir los ojos, ve el sol,
y ya no puede pensar en nada,
pues la luz del sol cuenta mucho más que todos los pensamientos
de todos los filósofos y de todos los poetas.
La luz del sol no sabe lo que hace
y por eso no se equivoca y es vulgar y es buena..."


Y pensaba yo en el Sol, que para casi todos es luz, mientras para un ciego es calor. Y en cómo una bombilla se nos figura como un pequeño sol a quienes vemos, mientras quienes no, imagino yo, lo sentirán más cerca en una estufa o un brasero.

Y extraño a Dios, sin entender por qué no habla, y se muestra, y se hace tan explícito como un árbol, o un niño, o una piedra. Y si no lo hay, por qué algo tan terrible puede suceder. ¿Por qué ese abismo de sinsentido? Pero luego pienso, sin sentir, que si pudiera hablarle, verlo y tocarlo lo atraparía rápidamente en una probeta, lo mediría, pesaría y evaluaría y diría que es una cosa más; que a fin de cuentas no era nada extraordinario, y que en el fondo no se diferenciaba de cualquier otra cosa.

Y sumido en esas contradicciones espero que diga algo, que se manifieste, que muestre alguna evidencia porque lo necesito y no lo encuentro, porque sólo sé lo que toco, y veo, y oigo, y cuando únicamente siento dudo. Pero la duda no es método, no es camino, sino incertidumbre, vértigo, pérdida, diablo, el peor de ellos, como bien sabían los budistas.

Y vuelvo al Sol, al calor, a la luz, a mis sentidos y al modo en que me llegan las cosas.

jueves, 17 de octubre de 2019

¿Máquinas esclavas?



En su Política justifica Aristóteles las razones de la esclavitud. Explica cómo la naturaleza hace a unos hombres aptos para gobernarse, mientras otros necesitan de sus señores para actuar.

Sin embargo, poco después, se escora hacia un terreno más pragmático, afirmando que "si las lanzaderas tejiesen solas y los plectros tocaran la cítara, ni los maestros necesitarían de ayudantes ni los amos de esclavos".

Esta apreciación casi podría ser tacharda de marxista, siempre y cuando obviemos el pequeño escollo de que Marx todavía iba a tardar en venir al mundo veintiún siglos.

En Grecia no tenían lavadoras, ni excavadoras, ni martillos hidráulicos, ni cosechadoras mecánicas, ni neveras que conservaran los alimenos durante semanas, ni tocadiscos... así que para disponer de tiempo libre, de ocio (por contraste al nec-ocio) necesitaban que alguien realizara todas esas labores. No olvidemos que la loada democracia ateniense (gobierno de la demos) se soportaba sobre una base enorme de esclavos. De lo contrario, ¿cómo dedicarse a la política, a las cosas de la polis, de la comunidad, y no del hogar?

Hoy, desde la holgura de un mundo tecnológico en el que pulsando un botón desplazamos cien toneladas o calentamos la comida en apenas un minuto, nos es muy fácil escandalizarnos de aquellas prácticas "abominables". Pero, ¿qué pasaría si nos viéramos en su misma tesitura? ¿Conservaríamos nuestras intachables convicciones?

En cierta ocasión, aprovechándome de su inocencia y falta de doblez, hice la prueba con mis trenzados retoños. Les pregunté si, caso de trasladarse en una máquina del tiempo a la antigua Grecia, tendrían esclavos. Con una convicción absoluta me respondieron que de ninguna manera. Entonces les expliqué lo que eso supondría: tendrían que ir a lavar la ropa al río, buscar agua en la fuente, acudir al mercado casi a diario, fregar los suelos, cocinar, cortar leña, segar en el campo...

Ante dicho panorama recapitularon para acabar por dar una nueva respuesta: Sí, tendrían esclavos, pero los tratarían muy bien.

Entonces di una vuelta más de tuerca. ¿Pero si algún esclavo no quería hacer los cometidos que le mandaran? ¿Y si se negaba a obedecer? ¿Cómo harían?

La respuesta tardó en llegar. Tras unos segundos de cabilación la mayor dio con la respuesta: Bueno, le diría que si no me hace caso lo tendría que vender.

Así, desde la franqueza intelectual de quien se limita a ponerse en situación sin necesidad de impostar superioridad moral alguna, llegábamos a la comprensión plena de aquellas frase del Estagirita: "si las lanzaderas tejiesen solas y los plectros tocaran la cítara, ni los maestros necesitarían de ayudantes ni los amos de esclavos". Mas, ¡ay del día en que las lanzaderas no tejan solas!

Así que por la cuenta que le trae a nuestra buena conciencia: Señor, que no nos falte una fuente de electricidad cerca, o no sabemos de lo que somos capaces.






miércoles, 9 de octubre de 2019

Españoles, Franco no ha muerto.



Me hallo sumergido, cuando el tiempo y el sueño me lo permiten, en la lectura de Los orígenes del totalitarismo, conocida obra de Hannah Arendt. En la misma atiende fundamentalmente al análisis de los totalitarismos nazi y estalinista por entender que son las formas más acabadas de este fenómeno.

En el prólogo a la tercera parte, llamada Totalitarismo, hace un rápido bosquejo del proceso estalinista de toma absoluta del control de los países que quedaron bajo su área de influencia al acabar la segunda guerra mundial. Escribe así:

"La bolchevización de los satélites comenzó con las tácticas de tipo frente popular y con un falso sistema parlamentario, prosiguió rápidamente hacia el claro establecimiento de dictaduras de partido único,  en las que los jefes y los miembros de los partidos anteriormente tolerados fueron liquidados, y después alcanzó su última fase cuando los dirigentes comunistas nativos, de quienes Moscú, con razón o sin ella, desconfiaba, fueron brutalmente acusados, humillados en procesos espectaculares, torturados y muertos bajo la dirección de los más corrompidos y despreciables elementos del Partido, especialmente de quienes en un principio no eran comunistas, sino agentes de Moscú. Sucedió como si Moscú tratara de repetir a toda prisa las distintas fases de la Revolución de Octubre hasta la aparición de la dictadura totalitaria. Por eso toda la historia, aunque indeciblemente horrible, carece de gran interés por sí misma y ofrece escasas variaciones; lo que pasaba en un país satélite sucedía casi en el mismo momento en otros, desde el Báltico hasta el Adriático".

La estrategia de frentes populares, de fagocitación mediante la polarización política, de conmigo o contra mí, no era nueva. Sin ir más lejos España había sido campo de pruebas para la misma, desembocando en una guerra civil durante la cual los comunistas fueron ganando poder en detrimento de otros grupos revolucionarios como los anarquistas, los republicanos jacobinos o los socialistas (en aquel tiempo de signo netamente marxista); ya no digamos frente a figuras moderadas habitualmente perseguidas. Así, el líder socialista Julián Besteiro, que moriría en la cárcel acabada la guerra, afirmaba:

"La verdad real: estamos derrotados por nuestras propias culpas (claro que el hacer mías estas culpas es pura retórica). Estamos derrotados nacionalmente por habernos dejado arrastrar a la línea bolchevique, que es la aberración política más grande que han conocido quizás los siglos. La política internacional rusa, en manos de Stalin y tal vez como reacción contra un estado de fracaso interior, se ha convertido en un crimen monstruoso..."

La República había nacido bajo un signo de esperanza, prontamente quebrado por la demagogia y los extremismos de muchos de sus impulsores. Ya que hemos nombrado a Besteiro, podemos señalar que cuando se produjo el levantamiento revolucionario de 1934 la primera casa en ser tiroteada fue la suya.

Contra todo pronóstico inicial, la guerra resultó victoriosa para los sublevados, liderados por el general Franco. No sé si es necesario señalar que se cometieron excesos y brutalidades en ambos bandos. Lamentablemente es el sino del caballo rojo del Apocalipsis. La guerra desata los peores instintos del ser humano, aquí y en Sebastopol. Si no, véase por ejemplo el modo de actuar de las tropas alemanas con la población de los países ocupados, y luego la de los aliados (no sólo rusos, también norteamericanos, franceses e ingleses) cuando devolvieron la visita a Alemania. 

El caso es que Franco tenía una serie de referentes claros: el patriotismo castrense, el catolicismo, el anticomunismo, el monarquismo, y el rechazo al sistema de partidos. Aunque con algún altibajo, su régimen se fue liberalizando en casi todos los ámbitos (empresarial, libertades cívicas, prensa, académico, etcétera), pero en el campo político nunca permitió que se cruzara el Rubicón de la pluralidad de partidos políticos, a cuya mezquindad atribuía la debacle que había conducido a España a la guerra.

Serían los herederos del régimen quienes a su muerte dieran el paso de la apertura definitiva, en connivencia con gran parte de las fuerzas que habían ido emergiendo fuera y, a menudo en contra, de dicho régimen.

¿Pretendía el régimen de Franco una quiebra civil permanente, una división social ininterrumpida entre vencedores y vencidos? A mi entender la respuesta es no. Y este "no" se refleja no sólo en las leyes de amnistía que se fueron aprobando y en la progresiva incorporación general al quehacer del país, sino también en la orientación que acabó dándosele a uno de los grandes símbolos del Régimen: el Valle de los Caídos.

El Valle de los Caídos es un monumento singular. (Por cierto, levantado no mediante mano de obra esclava, como se presenta a menudo, sino mediante compensaciones penales y pecuniarias significativas). Singular no sólo en su arquitectura, sino sobre todo en sus enterramientos, y no hablo precisamente del de Franco.

Si uno viaja por Europa, a Francia, por ejemplo, encontrará que allí existen algunos cementerios de soldados alemanes caídos durante la segunda guerra mundial. Así el de La Cambe alberga más de 21.000 alemanes caídos durante la batalla de Normandía. A la entrada del mismo un cartel reza así:

"Hasta 1947, este era un cementerio estadounidense. Los restos fueron exhumados y trasladados a Estados Unidos. Es alemán desde 1948 y contiene unas 21 000 tumbas. Con la melancolía de rigor, es un cementerio para soldados, muchos de los cuales no habían elegido la causa por la que luchar. Ellos también han encontrado reposo en nuestro suelo de Francia".

Básicamente señala quiénes están enterrados en él, y aclara, esto es importante, que muchos de ellos luchaban allí a pesar suyo; vamos, que no eran tan malos.

Pues bien, si nos trasladamos al Valle de los Caídos resulta que allí están enterrados indistintamente caídos de los dos bandos, entremezclados, sin notas aclaratorias sobre quién era de "los buenos" y quién militaba en el bando equivocado. Allí sólo se rinde cuentas ante el Hacedor. He ahí su singularidad y el signo de que, con mayor o menor acierto, la intención al menos era reconciliatoria.



Insisto, esto no significa que Franco pretendiera que la II República, y menos el Frente Popular, fueran algo bueno, ni que renunciara a su propio pasado. Lo que sí significa, si se quiere entender, es que por encima de todo pretendía la reconciliación entre los españoles más allá de aquel conflicto, aunque ello fuera insuficiente para muchos de quienes no coincidían con sus postulados (algunos partícipes de su propio bando) e, incluso, lo habían combatido.

Es cierto que esto no fue entendido así no sólo por muchos antifranquistas, sino también por muchos de sus más inmovilistas seguidores que todavía hoy convierten el lugar en un centro de exaltación política.

Ahora un gobierno en funciones, mediante un decreto ley, es decir, el poder ejecutivo legislando para un caso particular por razones de "extraordinaria y urgente necesidad", según reza el texto (y eso que lleva allí enterrado más de 43 años), quiere sacar a Franco de su tumba y esconderlo en un panteón familiar. Claramente es una medida con fines mediáticos y propagandísticos, pero eso no es nuevo en el mundo de la política.

Lo que llama la atención es que, a la vez que lo reprueban, parezcan dar la razón a Franco es su suspicacia frente a los vicios del partidismo, reivindicando lo más revanchista de la II República mediante leyes orwellianas de Memoria Histórica, o empleando argucias legales para llevar a cabo un acto sectario que, a buen seguro, podría haberse gestionado de otro modo. De hecho parece ser que Franco no quería ser enterrado allí, sino en El Pardo, según expresó su mujer.

En fin, ya dice Ortega y Gasset en sus Meditaciones del Quijote que España es la tierra de los antepasados. "Por tanto, no nuestra, no libre propiedad de los españoles actuales. Los que antes pasaron siguen gobernándonos y forman una oligarquía de la muerte que nos oprime. «Sábelo -dice el criado en las Coéforas-, los muertos matan a los vivos» (...) el reaccionarismo radical no se caracteriza en última instancia por su amor a la modernidad, sino por la manera de tratar el pasado (...) la muerte del pasado es la vida (...) Esto es lo que no puede el reaccionario: tratar el pasado como un modo de vida. Lo arranca de la esfera de la vitalidad, y, bien muerto, lo sienta en el trono para que rija las almas".