Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

martes, 30 de abril de 2013

La Joyosa y Marlofa, dos universos en colisión





Mi amigo Paco se fue a vivir con su mujer e hijos a La Joyosa, a veinte kilómetros de Zaragoza. Con el boom de la vivienda el pueblo ha experimentado un crecimiento enorme; así, mientras en 1991 lo habitaban 345 almas, en 2009 alcanzaba la astronómica cifra de 908.

El caso es que La Joyosa está literalmente pegado a otro pueblo, Marlofa, que no alcanza los doscientos habitantes. Cuando digo pegado es pegado, adyacente, limítrofe, prácticamente “confundido con”. Hasta tal punto, que si no fuera por el cartel que los distingue en la rotonda de acceso, parecerían dos calles de un mismo término.

Un día mi amigo Paco comentaba con un autóctono de La Joyosa su incomprensión de que en el año de Gracia en que nos encontramos y con la que está cayendo todavía hubiera dos pueblos distintos con sus respectivas municipalidades, iglesias y festividades, etcétera. Entonces, el joyosino, sintiendo que aquella observación atravesaba lo más profundo de sus entrañas, exclamó:

-        ¡Pero no te has dado cuenta de lo diferentes que somos!

Paco quedó perplejo por un momento, pero rápidamente su vecino vino a aclararle las cosas. Aquel enclave siglos ha había pertenecido a un señor que lo dividió entre sus dos hijos. Según él, los de Marlofa eran descendientes de los moros que trabajaban aquellas tierras. “¿No ves que son más bajitos y morenos?”; mientras que, por lo visto, la fiera sangre de Recesvinto había quedado del lado de La Joyosa.

Oyendo aquello mi amigo no sabía si asistía a una película berlanguiana o a un delirino aranista.

 “Sabes qué –me comentaba Paco con su sana ironía-, desde aquel día ya empiezo a ver a los de Marlofa más torrados y chaparrudos”.

16 comentarios:

  1. País, paisaje y paisanaje, que dijo Unamuno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como estamos en éste país, pues al final, si se insiste, acabas creyéndote las multitudes diferencias genéticas que provoca la separación por una calle. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elsillóndepapá, para algunos la cosa ya va por barrios. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Me gusta lo que nos cuentas y como lo cuentas. De verdad q parecía una broma, pero ya veo q no, q es verdad de la buena. No había oído nunca los nombres de esos pueblos. Me imagino que habrá fresas, no? Jajaja....

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aneth, con la pureza étnica de los joyosinos bromas las justas.

      Si te descuidas, tienen fresas de distintas subespecies.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Curioso ese amigo tuyo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, a mí más curioso me parece su vecino.

      Eliminar
  5. Había oído hablar de La Joyosa.

    Pero, tienes razón, si Berlanga se hubiese enterado....¡¡menuda película hacía!!.

    Un beso, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, una vez más la realidad supera a la ficción.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Jose Antonio Manonegra.3 de mayo de 2013, 12:10

    Menos mal que nuestro querido Jose Luis no fue a vivir allí...

    Rezo por los buenos amigos...

    Abrazos retrasados...

    ResponderEliminar
  7. La realtà supera la finzione! Però si potrebbe farne una pellicola comica......quale regista chiamiamo? Un abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martina, sólo nos falta a Vittorio de Sica como alcalde...

      Eliminar