Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

domingo, 23 de mayo de 2010

La ficción real



En 1975 se estrenaba la película Furtivos, de José Luis Borao. En la misma, Lola Gaos interpreta a una mujer tiránica y violenta que vive en un bosque junto con su hijo. Hay una secuencia en la que para escenificar el carácter agresivo del personaje, Lola Gaos mata a palos un perro. Todo ello se realizó realmente, sin ninguna clase de efectos especiales. (VER NOTA AL PIE DE ESTA ENTRADA)

Me parece que este hecho ilustra un aspecto estremecedor del mundo de la comunicación. Para “representar” la violencia, se hizo violencia. El perro padeció efectivamente la brutalidad de un ser humano que, para más inri, no era una mujer desquiciada y marginal llevada por un arrebato, sino una prestigiosa actriz que hacía de aquel acto un espectáculo (la cinta obtuvo la Concha de Oro a la mejor película en el festival de San Sebastián).

Personalmente me han escandalizado películas inspiradas en hechos reales que supuestamente pretenden “denunciar” (!?) abusos a menores, para lo cual escenifican de forma explícita esos abusos con niños actores.

Tampoco hay que irse al cine para ver esto. En mitad de un informativo de televisión, nos muestran las imágenes de una paliza grabada por unos críos con el móvil, mientras nos explican que los chavales han sido detenidos por colgarlas en Internet. ¡Y el presentador se queda tan ancho, como si él no estuviera haciendo lo mismo excitando el morbo de la audiencia!

La mayor parte de las personas que han sufrido abusos, han confesado que su publicidad posterior ha sido un calvario tan grande o mayor que el que padecieron por parte de sus verdugos.

Ha tenido especial repercusión mediática el caso del director de cine Roman Polanski, quien en 1977, cuando tenía 43 años, abusó de una niña de 13 tras engañarla y darle alcohol y drogas. En septiembre del pasado año el cineasta fue detenido para su extradición (no había vuelto a EEUU para evitar su procesamiento). Desde entonces su víctima, Samantha Gailey, ha sufrido un autentico infierno, acosada día y noche por la prensa, ha manifestado una y otra vez que sólo quiere que la dejen en paz, que no quiere revivir todo aquello ni estar sometida a un permanente asedio mediático que no hace sino destrozarle la vida que tan trabajosamente ha ido recomponiendo.

Conviene no olvidar que la representación de la realidad tiene su componente real. Que lo que el “guión exige”, se hace verdaderamente. Y que la explicitud suele llevar aparejada la realización efectiva de aquello que se muestra.


NOTA (31/10/2013): Cuando escribí esta entrada había leído la información sobre la película Furtivos en una fuente que me pareció fiable. Gracias a la aclaración de una familiar de Lola Gaos que ha tenido la gentileza de introducir en los comentarios, viene a resultar que dicha información es falsa, y LOLA GAOS NO DAÑÓ A NINGÚN ANIMAL. Queden estas líneas como rectificación y sincera petición de disculpas.

4 comentarios:

  1. Una salvajada infame lo de Lola Gaos, bajo las órdenes, no lo olvidemos, de José Luis Borau.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José, una salvajada, efectivamente.

      Eliminar
    2. eso es una leyenda urbana, Lola nunca mató al perro, lo durmieron, y eso lo contaba ella personalmente, harta de que se dijera mentira sobre ello. Fue una gran amante de los animales toda su vida, su casa estaba llena de gatos y perro... (soy familiar de ella y lo digo con conocimiento)

      Eliminar
    3. Inés, te agradezco de veras esta aclaración. No recuerdo dónde recabé la información que me pareció una fuente fiable, pero ya se ve que no.

      Introduzco ya mismo una nota aclaratoria al final de la entrada para enmendar el error, y pido disculpas en la medida en que por ignorancia haya podido faltar al honor de Lola Gaos.

      Insisto, gracias y perdón.

      Eliminar