Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

viernes, 9 de noviembre de 2012

Matizando al señor embajador



Leo que Federico Trillo, actualmente embajador de España en el Reino Unido (de lo que me entero por la noticia), ha escrito una carta de réplica al Financial Times. En ella aclarara que Cataluña "era parte del Reino de Aragón y ha sido parte esencial de España desde su creación, hace más de cinco siglos" (sic).

De que Cataluña forma parte de España desde su creación, no me cabe la menor duda. Nos podemos remontar más atrás, a Hispania y la Tarraconense. Pero bueno, si atendemos a los Estados nación, cinco siglos no están nada mal, por algo fuimos pioneros. Ahora bien, con respecto a la primera afirmación, humildemente, me permito discrepar: Cataluña nunca fue parte del Reino de Aragón (así, en negrita, para que se vea bien).


En realidad, Cataluña (o el Condado de Barcelona) formaba parte de la Corona de Aragón, dentro de la cual, como una de sus partes, estaba el Reino de Aragón.

No es un tema baladí, pues el modelo de una Corona con varios Reinos iba a ser determinante en la América española.
Pedro IV el Ceremonioso fue quien dio forma definitiva a este modo de organización, según el cual, la Casa de Aragón gobernaba distintos territorios (no naciones, que todavía no existían), consiguiendo aunar unidad y diversidad. (Por cierto, nada que ver con una “Federación Catalano-Aragonesa”).



Cuando España llega a América y se plantea la cuestión de cómo organizar política y administrativamente aquellos territorios, echará mano del modelo de la Corona de Aragón. Así, en América se formarán nuevos Reinos, los Virreinatos, con su propia personalidad e instituciones. Los virreyes hacían presente a la Corona en ultramar. Jamás, insisto, jamás fueron ni se denominaron colonias. Esa calificación se introduciría en el siglo XIX, precisamente cuando la mayor parte de América se había independizado de España. Y se haría pretendiendo asemejar lo que había sido la presencia española en América con la que tenían Francia y Gran Bretaña en aquellos momentos en gran parte del mundo, aunque en realidad fueran muy diferentes.
Y aquí acaba el Barrio Sésamo de hoy, donde hemos aprendido la diferencia entre Reino, Corona y Colonia.

14 comentarios:

  1. Je,je...
    Pues sí, yo le regalaba a más de uno la serie completa de Barrio Sésamo, creo que es una buena idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mento, dime la verdad, ¡a ti el que te gusta es Súper Coco...!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Manuel, muchas gracias. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Finísima puntualización, Rafael. ¡Viva ese barrio sésamo tuyo!
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, muchas gracias. El comentario de Trillo me ha venido muy bien para hablar de un tema que me parece interesante (y a Súper Coco también se lo ha parecido).
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  4. Me encanta,Rafael. Una aclaración que merece un diez.
    y, por supuesto,

    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, ¡ojalá hubiera tenido una profesora como tú!

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Menos mal que estás tu! Te cambiaría por Trillo y te pondría de embajador de España en el RU o donde fuera!! (tendría que ir a hacerte visitas, está claro, no!?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denna, tú sí que sabes seleccionar talentos. Ya habríamos recuperado Gibraltar, "El Corte Inglés" se llamaría "El Corte de Andrés" y los británicos conducirían por la derecha...

      Por supuesto que podrías venir a visitarme, ¡en Iberia!

      Eliminar
  6. Tienes razón Rafael. Cuántas veces tengo que escuchar lo de "Reino de Aragón" en lugar de "Corona de Aragón". El Reino de Aragón vendría a ser aproximadamente lo que actualmente es la zona de la Jacetania y Sobrarbe. En lo que discrepo es en insistir en hablar de "España" hace cinco siglos. España como tal, como unidad administrativa, ocmo estado, se considera que existe desde los Decretos de Nueva Planta de Felipe V. Hablamos de comienzos del siglo XVIII. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, pues cuando Colón bautizó a la primera tierra que encontró allende los mares como La Española andaba un tanto despistado.

      Los Decretos de Nueva Planta establecen una serie de reformas administrativas y de gobierno, pero el proyecto de España se va desarrollando a lo largo de toda la edad media. Las alusiones a la "España perdida" son constantes.

      Si tienes ánimo, te recomiendo la lectura de "España inteligible" de Julián Marías. Te gustará.

      Gracias y un saludo para ti.

      Eliminar
  7. Hola otra vez, Rafael: desde luego que lo que entendemos actualmente por España se vino fraguando muchos siglos antes de que llegaran los RR.CC. o Felipe V, pero sin que pudiera hablarse de un estado o nación con unidad de acción y entidad propia frente al exterior. Los Decretos de Nueva Planta marcan un punto de inflexión inequívoco al suprimir las instituciones propias de la Corona de aragón, estableciendo una única administración (explicado de un modo muy simplista).
    El topónimo "español" aparece también mucho antes de que se constituya España como estado (de ahí lo de "La Española" que me comentas).
    Incluso cuando se unieron Castilla y Aragón, ambos territorios conservaron su propia autonomía administrativa y organizativa durante muchos años.
    Bueno, a lo que voy es a que muchas veces criticamos a los catalanes o a los vascos por hablar de ciertas cosas mientras nosotros mismos cometemos imprecisiones históricas, quizá por ignorancia, porque así lo aprendimos o simplemente por la comodidad de no tener que estar continuamente aludiendo a "el territorio que ahora conocemos como España".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, muchas gracias. Está muy bien.
      Un saludo.

      Eliminar