Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

miércoles, 31 de octubre de 2012

Carta a Michael Ende


Querido Michael:

Cada estrella del firmamento es única; con todo, hay algunas que poseen una luz especial que las hace sobresalir sobre las demás. Así es tu obra, especial, cautivadora, innovadora, bella, luminosa.

Recuerdo cuando leí Momo. En mi caso esta afirmación es muy significativa, pues si de algo carezco es de memoria. En aquel entonces trabajaba en una empresa que divinizaba la cuenta de resultados: “nuestro objetivo es maximizar la rentabilidad de los accionistas”, repetían machaconamente jefes, jefecillos y voceros varios. Sólo contaba el beneficio rápido, a cualquier precio; “orientación a resultados”, decían; y eso se traducía en que había que exprimir a los clientes con toda suerte de ardides. Y yo veía a los hombres de gris de los que me hablabas y temía acabar por convertirme en uno de ellos. Al final sólo eran humo que transformaban en humo la vida de la gente. La pequeña Momo tenía razón, al menos yo era capaz de verlo, no todo estaba perdido. Un día pude marcharme de allí y regresar, hasta donde me fue posible o supe, con Momo, Beppo y Gigi.

Y cómo no recordar La Historia Interminable; genial, apasionante, inspiradora. Auténtica Capilla Sixtina de la literatura infantil y fantástica. Qué viveza, qué profundidad, qué originalidad desde el primer momento: “Libros de ocasión. Propietario: Kah Konrad Koresnder” impreso al revés, porque el ojo del narrador veía la puerta desde el reverso. Y las alternancias de las historias jugando con los colores. ¿Dónde empieza y dónde fina lo imaginario en nuestra vida? ¿O, acaso, nuestra vida sólo se realiza imaginativamente?

La princesa necesitaba un nombre nuevo, pero este no estaba dado de antemano. Fantasía sólo podía existir si un niño era capaz de fantasear y darle existencia. Ese niño era Bastián, gordito, solitario e inseguro. Pero la fantasía también tiene un riesgo. Sumergirnos en el imaginario olvidando completamente la realidad puede abocarnos a la locura.

Querido Michael, dicen que el cáncer pudo contigo, pero no es verdad, tú no te has ido del todo. Bastián se preguntaba qué había en los libros cuando estaban cerrados. Él sabía que para vivirlos tenía que leerlos, pero también que, de algún modo, los personajes e historias ya estaban allí antes de que él abriera las tapas. Michael, ahí te has quedado tú, esperándonos para alumbrar, una vez más, las vidas de tantos personajes que un día soñaste. Sólo hace falta despegar las tapas y embarcarse en la emocionante aventura de leer.

Gracias por esos libros que forman parte de ti y, también, de nosotros.

Te saluda con afecto tu amigo:

Rafael

19 comentarios:

  1. "La historia Interminable" ha conseguido que haya un antes y un después de ella.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que a todos los que nos gusta leer desde bien pequeños tuvimos la suerte de encontrarnos con un libro que nos hiciese sentir algo especial.
    A partir de ese momento uno busca encontrar en las historias escritas algo parecido a eso que sintió. Una veces no lo consigue, otra veces los supera. Depende del libro, de la edad que tengas, de la experiencia que tengas...
    Para mi ese libro fue "Jim Botom y Lucas el maquinista". Creo que con 9-10 años me hice loector gracia a ese libro.
    Yo también tengo que agradecer mucho a nuestro amigo Ende.
    Por mi parte, su labor como escritor ha sido decisiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco Principiante, a Ende, como a tantas otras cosas, llegué tarde, cuando ya era jovencito. Pese a todo, su magia me invadió.
      Lo que me cuentas de tu lectura de "Jim Botom y Lucas el maquinista" me da una idea para mis hijas.
      Gracias.

      Eliminar
  3. De nada, Rafael.

    Me alegran tus palabras.

    Atentamente,

    M. Ender

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Ende* (la falta de práctica me juega malas pasadas)

      Eliminar
    2. Michael, es lo que tiene la comunicación de ultratumba. No es extraño que salte alguna letra.
      Te veo muy Halloween.

      Eliminar
  4. Un mundo entre ilusión y realidad. A mí también me gustó mucho: "El espejo en el espejo".

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, tomo buena nota del libro que mencionas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. qué cantidad de comentarios. Felicidades y a San Rafael que nos guíe.

    ResponderEliminar
  6. Me quedo sin duda con "La Historia Interminable".

    Genial autor y genial tu carta.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, a mí también me encantó.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jose Antonio Manonegra.1 de noviembre de 2012, 3:39

    No lo había oído en mi vida...

    Rezo por mis admiradoras...

    Abrazos ignorantes...

    ResponderEliminar
  8. JA Manonegra, es que tú estabas enganchado a "El guerrero del antifaz".

    Abrazos rompetechos...

    ResponderEliminar
  9. Rafael, F A N T A S T I C O!
    Ich liebe Michael Ende......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martina, Michael Ende era fantástico, es una gran verdad.
      Un abbraccio

      Eliminar