Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

domingo, 14 de octubre de 2012

Amor, deber y libertad


Está enfermo, muy enfermo. Sus hijos no se separan de él. Entre semana, apenas salen del trabajo acuden raudos al hospital para estar con su padre. Cuando estoy con ellos, los veo prodigarse en cuidados. Derrochan cariño y se esfuerzan, a menudo infructuosamente, para que coma algo. Medio tazón de puré puede llevarles toda la tarde. Pero no se desaniman, le insisten, lo besan, le limpian una, seis, diez veces.

Estoy convencido que, de no ser por ellos, hace semanas que estaría muerto.

Son la síntesis perfecta entre libertad y deber; la prueba viva de que el amor hace que desaparezca la contracción entre ambos términos. Aman, y por eso quieren lo que deben. Ninguna calle llevará su nombre, ni los periódicos recogerán una sola línea para hablar de ellos, y así, su gesta oculta, tendrá un valor infinito, el que les hace ser más.

17 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Es la realidad de cientos de miles de pacientes crónicos y de sus familiares y cuidadores en España y el Mundo. Buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuel, cientos de miles, tienes razón, y qué desapercibidos pasan. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Es una prueba de amor, agradecimiento y dedicación hacia alguien a quien quieres de verdad... Mi padre se fue rodeado de todo ese cariño. Y aún le quiero, Rafael.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, pues mi más sincera enhorabuena a tu padre, donde quiera que esté, y a ti y a tus hermanos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me he emocionado.
    ¡Qué daría yo, si lo necesitara, ser atendida como ese señor!

    ResponderEliminar
  5. Un valor infinito que llega minuto a minuto a las manos del Altísimo.
    LLega al alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capuchino, llega, y lo hace presente. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Lo esencial es invisible a los ojos... y esos hijos lo saben.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denna, pues tú los conoces perfectamente...

      Eliminar
  7. Es una pena que esas gestas no salgan en los periódicos. Es lo que necesitamos los demás, ejemplos que seguir. Un abrazo.
    (Qué tal las fiestas del Pilar?) Un abrazo. Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando, es que han llegado a la conclusión de que sólo nos interesa el morbo y las variables económicas. Nos tienen en muy poco.
      Las fuestas del Pilar, muy tranquilas en mi caso. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  8. Jose Antonio Manonegra15 de octubre de 2012, 10:46

    De bien nacidos es ser agradecidos...

    Rezo por los que dan ejemplo...

    Abrazos simples...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JA Manonegra, lo mejor del caso es que su ejemplo está bien lejos de exhibirse, pues queda circunscrito a la habitación del final de un pasillo de un hospital.

      Abrazos complejos...

      Eliminar
  9. Muy cierto, Rafael: deber es aquello que eliges libremente; y que, por eso mismo, te obliga y te lleva más lejos que cualquier imposición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, en línea con lo que tu dices, afirmaba Ortega y Gasset que el auténtico aristócrata (el que no lo es de sangre, sino de espíritu) es el que se exige más, no el que ocupa un determinado estatus.

      Un saludo.

      Eliminar