Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

sábado, 11 de febrero de 2012

Odile Rodríguez de la Fuente, un feliz hallazgo


Telefoneó para avisar de que no iba a poder llegar puntual a nuestra cita. Motivos de fuerza mayor se lo impedían. Tras comunicármelo Lupe, la secretaria de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, me invitó a sentarme en un cómodo sofá. Lupe me obsequió con su simpatía haciéndome grata la espera.

Pasado un rato, llegó una nueva llamada con una propuesta: ¿qué tal si nos encontrábamos en un bar cercano? Accedí encantado y me dirigí al lugar, dispuesto a entrevistarme con la menor de las hijas de Félix Rodríguez de la Fuente que actualmente dirige la fundación que lleva el nombre de su padre.

A esas horas del mediodía la parroquia era muy reducida, de modo que no me costó distinguirla al fondo, junto a una mesa en forma de tonel. La melena rubia recogida en una coleta, el porte destilando feminidad y decisión, y su rostro sereno iluminado por una franca sonrisa. Me acerqué hasta ella, nos saludamos, y en unos segundos dejó de ser la genérica “hija de Félix” para convertirse en Odile, una mujer orgullosa de su padre de la que, no me cabe la menor duda, su progenitor sentiría un orgullo semejante o mayor.

Desde el primer momento charlamos como sólo se hace con los amigos, con confianza, con llaneza, con interés, espontáneamente. Es curioso, pero hay personas a las que tratas durante toda la vida y con las que apenas tienes puntos de conexión; los temas de conversación se agotan con premura, quizá, ni siquiera existen. Mientras, con otras basta un encuentro ocasional para descubrir que se produce una sintonía, una apertura; la conversación no sólo no decae, sino que se va desenvolviendo naturalmente, conduciendo unas cuestiones a otras igualmente sugestivas.

Le expuse el proyecto literario que tengo en marcha. Ella atendía con interés y contestaba a todo sin ambages, ofreciéndome su opinión y su disposición a facilitarme las cosas. También hablamos del documental que dirigió al cumplirse en veinticinco aniversario de la muerte de Félix. Personalmente me parece una película extraordinaria, y así se lo hice saber. Va abordando con un acierto asombroso cada una de las claves de la vida del naturalista. Ciertamente, el secreto de este trabajo está en el amor con que se ha realizado, como sucede con todas las cosas grandes. Me contó cómo daba un amplísimo tiempo a los entrevistados para expresarse, para que se sintieran cómodos, para que pudieran poner de manifiesto lo que llevaban dentro. Eso que toda la vida se ha llamado respeto. Luego, en el montaje, tomaba sólo aquel fragmento particularmente iluminador que hilaba a la trama del documental.
Por desgracia, el tiempo acabó por imponernos su fatal tiranía. Odile tenía más compromisos y no podíamos alargarnos indefinidamente. De vuelta a la Fundación nos despedimos, allí ya la aguardaba su siguiente cita. Todavía pudimos hacernos unas fotos como recuerdo.

Sólo espero que, a semejanza de lo que dice Rick al capitán Renoir en la última imagen de Casablanca, este encuentro haya sido “el comienzo de una hermosa amistad”.


22 comentarios:

  1. Bien haría el Rey en distinguir la memoria de Rodríguez de la Fuente con un título nobiliario. Propongo el de conde de Poza de la Sal, con grandeza de España.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda, una persona fascinante. Debemos recordar más a menudo que la naturaleza es fuente de vida y que hemos de aprender a respetarla.

    Llevo una temporada ausente de estos lares a causa de los exámenes pero ya he empezado a recoger los buenos frutos que he ido sembrando durante las jornadas de estudio.

    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borré el comentario por accidente.
      Decía que no conozco a los personajes.
      Y te felicito, porque así nacen las grandes amistades.
      Muchos saludos.
      Que tengas una hermosa semana.
      Besitos!!!

      Eliminar
  4. Enrique, yo creo que si no se me va de las manos el proyecto que tengo en marcha, te va a encantar. De momento se me está apoderando un poco. (Desde luego Félix fue un grande de España, aunque no lo proclame una institución).

    Galip, ¿y para cuándo esa gira mexicana? Si necesitas un portamaletas, y sabes...

    María del Rayo, muchas gracias. Te cuento brevemente que Félix Rodríguez de la Fuente (1928-1980) fue un naturalista y divulgador que, además de unos documentales preciosos sobre fauna, consiguió dar la vuelta a la conciencia ecológica en España. De ser un país donde el lema era "lo que vuela, a la cazuela", se pasó a proteger especies y crear parques naturales y a apreciar lo que teníamos. Que tengas una semana sensacional.

    Mora Fandos, gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Por si no conocéis esta página dedicada a Félix: http://www.rtve.es/television/30-anos-sin-felix/

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, vaya con el ordenador...he suprimido el comentario sin darme cuenta... decía que aún recuerdo la música impactante que daba comienzo al documental "El hombre y la tierra" y la voz tan peculiar de Félix Rodríguez de la Fuente...Todo él era inigualable, nos dejó como legado su fuerza y su profundo amor a la naturaleza. Imagino que habrás visto mucho de él en su hija, Odile. Ojalá vuestro encuentro dé los frutos que ambos esperáis...¡y que todos los disfrutemos!. Un abrazo y feliz semana, Rafael.

      Eliminar
  7. Me conmueven tus palabras sobre Odile, Félix, el respeto y Casablanca. Un abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  8. Nicolás, está fenomenal. Es muy de agradecer que TVE comparta ese tesoro que posée. Yo lo he empleado a fondo para el tema que estoy trabajando. Otro abrazo para ti.

    Teresa, la verdad es que en este caso se podría decir aquello de "de tal palo, tal astilla", aunque Odile tiene su propia personalidad muy marcada, lo cual no deja de ser una herecia de su padre: autenticidad. Otro abrazo para ti.

    Rick, muchas gracias. ¿Por dónde paras? ¿Qué tal va esa presentación de tu libro? Ya me contarás. Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Rafael. Los dentistas son personajes muy singulares.¿Conoces Poza de la Sal? Un lugar interesante.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pues ya nos hablarás de ese proyecto tuyo, que seguro estoy que será más que interesante.

    Por otro lado, y volviendo a los títulos nobiliarios, sería de justicia que la memoria de don Julián Marías fuese reconocida con un título nobiliario. Se ha reconocido con títulos a intelectuales valiosísimos pero no más que Marías, eso lo tengo claro.
    2014, centenario de su nacimiento, sería un buen momento para ese homenaje. Como se hizo en su día con Gregorio Marañón y el marquesado de ese mismo nombre, con grandeza de España y que se concedió a su hijo en el centenario del nacimiento del ilustrísimo intelectual. Sería buena hora que el hijo mayor -Miguel- tuviese ese título. Pero no a Javier que seguro que lo rechaza por snobismo!!!

    Vuelvo con lo de la placa en casa de Marías, Vallehermoso 34. Debe de ser colocada ya, en un acto con palabras de la alcaldesa, expertos y familiares, como corresponde. Si Gallardón no lo hizo, espero que Botella lo haga y repare esa falta. Me consta que su marido es fiel admirador del filósofo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. La semana pasada, Rafael, cuando pasé dos horas con unas 30 personas entre mujeres y hombres en la Biblioteca Laín Entralgo, presentando la novela, sentí una carga de emociones y empatías muy valiosas. Colgué la crónica en el blog:

    http://volver-a-amar.blogspot.com/2012/02/disfrutando-con-la-gente-de-dos.html

    Próxima parada, salvo que haya alguna previa no prevista, el 23 de marzo en la Fundación Rafael Alberti en El Puerto de Santa María.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Jose Antonio Manonegra.15 de febrero de 2012, 12:45

    Bonito proyecto...
    La verdad que ya no quedan programas como "el hombre y la tierra" que unían a las familias los viernes por la noche y que empezaba de forma trepidante con aquella banda sonora y la anaconda atacando a Félix (si lo engancha lo desgracia allí mismo y no en el accidente en Alaska).
    Sobre Odile habrá que seguir la conversación ya iniciada el día de la cena del colegio...

    Abrazos desde el librepensamientoascético (todo junto).

    Rezo por nuestros enemigos.

    ResponderEliminar
  13. NIP, la verdad es que Félix de por sí era especie única, incluso entre los dentistas (profesión en la que trabajo de joven y muy poco tiempo). No he estado en Poza de la Sal, y es un sitio que sí me gustaría conocer. Otro abrazo para ti, NIP.

    Enrique, hay una anécdota (no sé si cierta) según la cual cuando nombraron a Prim marqués de los Castillejos, estando lo más granado de la nobleza española allí presente, se acercó hasta él creo que fue el duque de Medina Sidonia y le dijo: "Bueno, general, ahora usted ya es como nosotros". A lo que Prim respondió: "No, ahora soy como el primer duque de Medina Sidonia".
    Yo creo que somos hijos de nuestras obras, por eso no acabo de ver que se otorguen nuevos títulos a los "descendientes de...", salvo que por propios méritos los obtengan. Quizá por eso me gusta la idea (no hablo de destinatarios) del Toisón de Oro; orden de ida y vuelta.
    Un abrazo.

    JA Manonegra, gracias a tus oraciones, se va a iniciar un proceso de beatificación de nuestros enemigos mientras tú y yo acabamos con Pedro Botero.
    Un abrazo, asceta de la vida ;D

    ResponderEliminar
  14. "El Alimoche": Menudo pájaro. Inolvidable.

    Un abrazo,
    LJB

    ResponderEliminar
  15. ...y el "Lirón Careto"...

    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  16. Alciato, pues que sepas que en una ocasión tuve al alcance de la mano un lirón careto albino. Estaba hibernando en un nido de madera de los que ponía el ICONA. Quedó allí, durmiendo como un lirón...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Alcuni incontri che si fanno durante la vita lasciano un'impronta indelebile nel cuore e negli occhi....
    Questo post mi piace moltissimo, mi rinfranca l'anima!
    E con la foto ho il piacere di conoscerti..

    PS.
    (ho letto che sei nato ad agosto, anch'io.... il 18, ma tre anni prima di te!)

    ResponderEliminar
  18. Martina, en realidad tengo una gran mata de pelo, soy rubio, con los ojos azules y las espaldas más anchas que Platón, pero para pasar más desapercibido he utilizado el Photoshop.
    (Yo nací el día de Santa Mónica).
    Un abbraccio

    ResponderEliminar