Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

jueves, 5 de septiembre de 2013

La misión del periodista




Un periodista puede tener unas ideas amarillas, verdes o esmaltadas, puede ser creyente, ateo o chiripitifláutico, puede simpatizar con Ana o con su hermana, pero si algo debe mantener en todo momento es fidelidad a la verdad.

Ese rigor no se traduce simplemente en no mentir, faltaría más, sino en no ocultar información relevante que ayude a entender los hechos. Si busca más crear un estado de opinión afín a sus intereses que informar, mal vamos.

El otro día, chafardeando por Youtube, fui a parar a una intervención del cantante Luis Miguel en una rueda de prensa. No sigo su música, no sé si es buen chico o un golfo de tomo y lomo, pero sí suscribo lo que responde a un periodista que saca a relucir una información que, por lo visto, era falsa. Luis Miguel explica cómo su padre, desde que él era pequeño, le inculcó que debía el mayor respeto a su público. Igualmente un periodista se lo debe al suyo. Quien se convierte en publicista, propagandista, escandalizador o polemista se llamará como quiera, pero no será un buen periodista pues el público merece respeto, no ser manipulado.

25 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo Rafael y lo peor de todo es el daño irreparable que hacen.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, es cierto, un daño originado en una falta de responsabilidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El otro día los políticos, hoy los periodistas. ¡Has empezado el curso en plan samurái! ¡Venga! ¡Ahora a por los abogados! Por cierto, mis hijas ya han contratado a uno para demandarte por nombrarlas en tu post sin su consentimiento (Ana y su hermana)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santi, no me hables de los abogados que me pierdes.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Desde el año 97, en que hice un ensayo para la asignatura de Estructura de la información, que nos impartía con magisterio, sapiencia y humanidad María Antonia Iglesia, le llamo el propagandista altavoz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Periodista o no, la verdad debe permanecer por siempre; nunca para hacer daño.
    Gracias por tu texto, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Capuchino, parece que hemos olvidado un principio ético universal consistente en respetar la buena fama de las personas.

      Gracias a ti.

      Eliminar
  5. Hoy muchos olvidan que el periodista no debe convertirse en el protagonista de la noticia, sino en un fiel transmisor de la misma.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elige, es un mundo que se retroalimenta. Claro que la comida digerida mil veces acaba como acaba.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  6. La verdad es lo más importante. Nunca se puede lanzar una noticia sin estar totalmente seguro.

    Independientemente de sus ideas, la verdad debe de prevalecer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo Rafa. Hace un tiempo comentaba con mi prima este tema, ella es periodista y me decía, que ella había renunciado a trabajos, porque lo que la pedían era morbo y que buscará las cosas más intimas de los actores, gente famosa, etc.. Ella vio que eso iba en contra de sus ideas y creencias y ha renunciado a varios trabajos. Con esto quiero decir, que depende de la profesionalidad de los periodistas, y me alegró porque haya gente que todavía trabajan como piensan y creen. Un beso, Ana desde Talavera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, me alegra por tu prima y por la profesión de periodista.

      Nos vemos pronto.

      Eliminar
  8. Un respeto para los chipirifláuticos...

    Para cuando esos vídeos filosóficos?...

    Rezo por Madrid 2020...que en paz descanse.

    Abrazos atomistas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mesías, para los videos espero tu colaboración y la del marlofino.

      Abrazos pluralistas.

      Eliminar
  9. ¡Cuánta razón tienes, Polizón!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuánta razón tienes, Polizón!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mj bo, y tú que maja eres.

      Un abrazo para ti.

      Eliminar
  11. Tendrás que hacer un post sobre los chipirifláuticos, que hay muchos que no saben quienes son...¡qué buenos recuerdos!
    En cuanto a lo del periodista, tienes más rezón que un santo, y lo más triste es que cada vez que lees algo en la prensa, ya te planteas si será verdad lo que se cuenta. No es bueno para la sociedad vivir dudando de la veracidad de las personas. Se necesita una regeneración de valores y moral en todos los ámbitos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángelo, cuidadito con los Malasombra, que son malos de verdad...

      Al final cada uno se retrata con lo que escribe o dice, los periodistas los primeros.

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Ingenuo Rafael, es que así no ganaremos dinero, ni tendríamos trabajo y tenemos que comer aunque seamos periodistas mediocres. No sabemos hacer otra cosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, sí podéis hacer otra cosa, "darnos de comer" buena prensa, sólo así tendremos buenas digestiones.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Rafael, bel post! Come sempre sai incantare con la tua intelligente retorica.....
    La 'fedeltà alla verità' è un assioma di vita a cui tutti dobbiamo assoggettarci con slancio e passione. Allora sì che il mondo sarebbe migliore, anche quello della carta stampata!
    Non ho capito cosa significhi la parola 'chiripitiflautico' (sicuramente un modo di dire) ma è meravigliosamente sonora, allegra e divertente.
    Un abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martina, "Los chiripitiflaúticos" era un programa infantil de televisión de principios de los años setenta. Es que ya soy muy viejo...

      https://www.google.es/search?q=chiripitiflauticos&hl=es&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=NEEwUtnXK_Ku7AalnYHACA&sqi=2&ved=0CDcQsAQ&biw=996&bih=656#imgdii=_


      Un grande abbraccio.

      Eliminar