Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

jueves, 20 de diciembre de 2012

Flash Gordon hizo a mi padre republicano




A causa de Flash Gordon mi padre apoyaba al Ejército Popular. Suena raro, pero es así. Cuando la guerra civil estalló, mi progenitor tenía diez años. Él no sabía de política, ni sentía la menor inclinación por ella. A él le llamaban otras cosas mucho más interesantes, como ir con su pandilla a liarse a pedradas con los del barrio del Boterón o coger caramelos en la fábrica cercana. Tampoco recuerda que en casa se prestara excesiva atención a la política.
Él fue el primero de los hermanos en nacer en Zaragoza. Cuando el dieciocho de julio de 1936 España se rompa del todo, quedará en la llamada zona nacional. Tres de sus hermanos serán movilizados para combatir junto a los alzados. Uno había sido cenetista, como buen metalúrgico; otro falangista, aunque al estallar el conflicto hacía un tiempo que se había apartado aquella disciplina; y el mayor de todos, aquel a quien los demás tenían como modelo, se había volcado en sus estudios de Derecho. Moriría en combate como alférez provisional de Regulares, a pocos meses del fin de la contienda; y ya para siempre en la memoria familiar sería el mejor de los hermanos.



Pero antes de que esto sucediera mi padre era aficionado a los tebeos. El que más le gustaba era “El Aventurero” (el gran semanario de las portentosas aventuras) en el que aparecían “Las aventuras de Flash Gordon”. Mundos lejanos, extraños seres y retos imposibles. Sólo había un problema, aquellos cómics se imprimían en Barcelona, y como la capital catalana había quedado en la zona republicana, los tebeos no llegaban.
Un día la prensa anunciaba que una columna anarquista venía para Zaragoza. Mi padre no veía revoluciones libertarias ni banderas rojinegras, sino camiones rebosantes de revistas de Flash Gordon. ¿Conseguirían llegar por fin? Pero el ataque era neutralizado. Otro día unos guardias civiles se animaban a avanzar, pero también era rechazados, no sin antes sufrir algunas deserciones. Al final, se quedó sin Flash Gordon durante toda la guerra. Cuando la contienda concluyó, él se había convertido en un adolescente y sus gustos y responsabilidades habían cambiado. Además, ahora era Europa la que se sumergía en una brutal guerra todavía más larga y descomunal.

Ironías de la vida. Los tebeos de Flash Gordon acabarían volviendo a España, pues la división Este-Oeste puso al régimen de Franco del lado norteamericano. Posiblemente, si hubieran triunfado el Frente Popular, el superhéroe habría dejado de llegar. Pero esa es otra historia.
 

17 comentarios:

  1. Magnífica y entrañable entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, Rafael, aprovecho su amabilidad y su espacio para promocionar el libro de un amigo, obra que se puede adquirir por el módico precio de 1 € sobre una tema de rabiosa actualidad:

    Zombis.cat

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reinhard, pues ahí queda eso. Desde luego en este caso lo de "módico precio" no es un eufemismo.

      Eliminar
  3. Buenos días Rafael. ¿Crees que podrá algún manga volver a los nacionalistas catalanes algo más solidarios? porque se está sembrando la guerra en la Nación más vieja del continente. Un abrazo y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xtobefree, depende donde se impriman los mangas. Yo me empiezo a plantear el pedir la incorporación de Zaragoza a la prefectura japonesa de Yamanashi.

      Eliminar
  4. Me gusta mucho lo que has escrito porque a mí, que soy una gran sentimental, me encanta recordar momentos así de entrañables.

    Un beso, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, muchas gracias. Un abrazo bien fuerte para ti.

      Eliminar
  5. Las guerras...cuánto daño hacen a los hombres y a sus familias... Las heridas durán décadas y en no pocas ocasiones se heredan, en especial cuando no se le abre paso a la Gracia de Jesucristo que todo lo cura y restaña.
    Un saludo, amigo! ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felícitas, ya es verdad. Afortunadamente en mi familia a este respecto hemos respirado un ambiente bastante oxigenado; lo cual es muy de agradecer.

      Feliz Navidad para ti también.

      Eliminar
  6. Vaya hombre.... me vas a hacer revisar los comics de mi hijo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángelo, más bien por el lugar de impresión...

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Jose Antonio Manonegra21 de diciembre de 2012, 10:41

    Que cosas tienen las guerras...

    Rezo por los próceres...

    Abrazos múltiples...

    P.d: Feliz Navidad para tod@s y en especial para mis admiradoras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JA Manonegra, ¡has caído en la arroba para el género! Me froto los ojos y no me lo creo.

      Eliminar
    2. Manonegra, hace dias que no sabia de ti. Estoy ansiosa de tu comentarios, siempre tan oportunos.

      Un beso.
      Una admiradora.

      Eliminar
    3. Fernando, lo sé. Aquí me parece que hay un problema de suplantación de identidades...

      Eliminar