Correo electrónico

BITÁCORA DE RAFAEL HIDALGO

martes, 19 de marzo de 2013

La Europa de los dodos


Como es bien sabido, el dodo fue un ave extinguida en el siglo XVII a causa de su acomodamiento a un medio excesivamente favorable. Sus alas se habían atrofiado, y su obeso cuerpo se movía torpemente incapacitándolo para escapar a la acción predadora del hombre en el que no era capaz de reconocer un peligro.

El propio calificativo de dodó parece ser que alude a su condición de ave "tonta", "bobalicona".

Hoy vemos con nostalgia las ilustraciones y ejemplares disecados de un animal desaparecido para siempre de la faz de la Tierra.

Europa sigue las huellas del pájaro "tonto". Edificada trabajosamente sobre las ruinas de la antigua Roma, ha acabado por encontrar en la abundancia y suficiencia su condena. En realidad, no sabe vivir de otro modo. Frente a la crisis económica que la sacude, se mueve confusa y torpe, incapaz de elevarse a causa de su peso mórbido.

Sin embargo, esa crisis no es la causa de su próxima extinción. El signo inequívoco de su fin no se halla reflejado en la prima de riesgo o en el IPC, ni siquiera en las altas tasas de paro, el dato que delata su acabamiento encuentra su constancia en la famélica tasa de natalidad que ha entrado en un ciclo posiblemente irreversible.



La vieja Europa es ahora una Europa vieja, senil, maniática, egoísta, preocupada por sus caudales, aunque no pueda llevarse un céntimo a la tumba que le aguarda. Se ha vuelto miope, y en su ceguera no es capaz de ver un futuro que se atisba con franca nitidez desde puestos más elevados, como pueda ser el minarete de una mezquita.


12 comentarios:

  1. Jaja, Rafa, yo he escrito un libro que se llama 'El último dodo'. Mira qué fácil me lo has puesto para autopromocionarme. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, lo sé. He visto leído algunas entrevistas en las que hablas de él y es uno de los que tengo pendientes y con vivo interés.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Jose Antonio Manonegra.19 de marzo de 2013, 15:57

    Ahora entiendo tu obsesión en ver embarazadas por todos lados...

    Rezo por los hombres fieles...

    Abrazos europeos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JA Manonegra, a ver si te vas a ir de la lengua y va a dejar de hablarme...

      Abrazos abencerrajes...

      Eliminar
  3. Buenos días Rafael. Se ha creado un ambiente buenista, sin lobos ni enemigos de la Patria y claro está sin depredadores a la vista, nuestra actitud naturista es hacer el Dodo. Muy acertado análisis, el Islam y su caballo de Troya. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xtobefree, es que ellos al menos ofrecen unas creencias frente al vacío creciente en que nos sumergimos.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  4. No voy a entrar en elucubraciones,solo te diré que el bicho es feo pero feooo!!

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, pues sus contemporáneos dicen que su sabor tampoco era grato; con lo cual, ya ves el pobre animal el plan que tenía.

      Yo he de reconocer que le veo su encanto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. A mi me parece un bicho fascinante y creo que la comparación es exacta. Estamos aborregados y no somos conscientes de nuestra propia destrucción. A pesar de ello soy optimista. Siempre nos queda la posibilidad de rectificar. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eligelavida, ¿optimista antropológica?

      Eliminar
  6. La verdad es que no reaccionamos.

    Habría que hacer algo. Creo que has hecho una buena comparación.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amalia, si lo de hacer algo lo dices por las tasas de natalidad ten cuidado, que mañana te llueven pretendientes. It´s raining men, aleluya...

      Un abrazo.

      Eliminar